jueves, 26 de mayo de 2016

Rant en contra de la campaña #YoDecidoXLaFamilia



¿Conocen a las personas que se molestan porque alguien se atrevió a llevar el mismo vestido a una boda, o aquellos quienes viven enfurecidos con su vecino porque pintó su casa del mismo color azul chillón, o porque escuchan el mismo grupo musical alternativo que ellos encontraron primero en una tocada local? Bueno, así de intolerantes e inmaduros se exhiben los argumentos en contra del matrimonio igualitario. No se puede ser dueño del único modelo de vestido sacado de una tienda departamental, color o gustos musicales; y tampoco los heterosexuales son dueños exclusivos del concepto del matrimonio. 
No hay ningún argumento lógico, respaldado científicamente, que sostenga que un matrimonio entre un hombre y una mujer sea mejor que uno entre personas del mismo sexo. La heterosexualidad no posee un aura mágica, ni te hace mejor ser humano, ni más capaz para realizar una tarea o función. La heterosexualidad no garantiza nada, es una simple preferencia sexual; así como un matrimonio entre hombre y mujer no garantiza la felicidad, ni que al procrear o adoptar sean mejores padres. 

¿Les preocupan los niños? Pues dejen que los adopten personas que los amen. ¿O más bien les preocupa que sus hijos no compartan sus miedos y su misma pequeñez mental? Porque no se nace discriminando, eso se aprende de los padres. 

¿Les gustan las “buenas costumbres” y por eso defienden a la “familia tradicional”? ¡Pues entonces volvamos a las viejas tradiciones de antaño que tanto nos han dado! Quitémosle el voto a la mujer y a las minorías, volvamos a las tiendas de raya, hagamos jornadas de 12 horas, tal y como se trabajaba antes. Volvamos a esos tiempos pasados cuando la homosexualidad era mal vista y no se practicaba; como en la Antigua Grecia y Roma… ¡Ups!

“¡Pero es que la homosexualidad no es natural!” Aunque se lea redundante, si está en la naturaleza es natural; y si viviéramos realmente aborreciendo lo que no es “natural”, entonces lo mejor es que no usemos automóviles, celulares, computadoras, es más, no sé cómo le van a mandar un tweet a Peña Nieto usando tecnología tan antinatural como el internet. 
El matrimonio igualitario ya no debería ser un tema controversial, pero lamentablemente aún lo es, todavía hay gente que se escandaliza porque existe la homosexualidad; pero les causa aún más escozor que ahora también cualquiera tenga la posibilidad de casarse sin ningún impedimento. 
¿A quién apelan para que los defienda? ¿A la ficticia institución matrimonial o al presidente más aborrecido de este país? Ahora sí quieren que les haga caso Peña Nieto, ahora sí le piden favores. 
El presidente está para buscar el bien común de los ciudadanos, no únicamente de las mayorías; y para su mala suerte, tampoco hay tal institución matrimonial, ya que éste se trata de un contrato, y los contratos como tal se adaptan a las necesidades de la sociedad y de quien los firma. El problema está en que no todos pueden acceder a ese contrato, dando como resultado que se tengan que reformar las leyes. Es lamentable que asociaciones, periódicos, redes y grupos que se supone luchan por los derechos, se contradiga intentando suprimir la libertad de los demás. Los derechos humanos no se ganan, ni deben estar a votación. Son universales, es decir, son para todos sin importar sexo, género, raza, religión o preferencia sexual. 


*Y aquí el video de la "propuesta" en contra de los derechos humanos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada